Revolución de sonrisas

sonrisa-nincc83o

Hoy me he despertado, he salido a la calle y un joven de unos 16 años, aproximadamente, con la funda de un violín a la espalda, me ha sonreído. Ha sido como si hubiera adherido una pegatina en mi cara que yo tuviera que seguir transportando. He llegado al conservatorio y le he sonreído de igual manera a uno de los bedeles antes de pedirle la llave de una cabina de estudio. El resto del día ha sido normal. Aunque he de admitir que en varias ocasiones me he acordado del joven y se me ha vuelto a dibujar una sonrisa en el rostro.

Lo curioso ha sido que, al final del día al salir del conservatorio, me he encontrado con una compañera que me ha sonreído de la misma forma. Me ha gustado imaginar que nos habíamos ido pasando la pegatina de la sonrisa durante todo el día, por el conservatorio y alrededores, para acabar volviendo a mí. Pero ahí no queda todo.

Casualmente, antes de llegar de nuevo a casa, me he vuelto a encontrar con ese joven violinista. Andaba un poco mustio. Cabizbajo y taciturno. He esperado pacientemente a que me mirara y le he hecho el mismo favor que él generosamente y sin saberlo nos había ofrecido a los cercanos durante todo el día.

¿Te atreves a ser tú mañana el que tire la primera pieza de dominó de las sonrisas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s