Moraleja

Era una aburrida tarde de verano. De bochornoso, pegajoso y asfixiante verano. Una de esas tardes en las que no hay nada que hacer para una niña de 10 años más que ir a la piscina con sus amigas. A la refrescante y siempre divertida piscina.

Pero había un problema. Estaba jarreando. Estaba lloviendo como si el cielo se hubiera propuesto limpiar todo el dolor, crueldad y tristeza del mundo de la forma más rápida: Inundándolo todo.

Así que Fiona se había conformado con mirar por la ventana. Estratégicamente colocada junto al ventilador que, en sus constantes idas y venidas, hacía flotar los graciosos bucles de la niña.

-Fiona, ¿qué haces?- susurró la dulce voz de su madre, Verónica.-

-Está lloviendo. No puedo ir a la piscina.- contestó la niña con un tono mucho más grave del que solía utilizar-

-¿Te apetece que salgamos a hacer algo las dos juntas?- preguntó Verónica sonriente, como casi siempre-

-Está lloviendo mucho. Aún no se puede salir- insistió la niña, en un intento por adoptar el rol del adulto-

-Hace mucho calor. La lluvia no nos hará ningún mal. ¿Te vienes conmigo o me voy yo sola?

La niña dudó. Era uno de esos momentos en los que le apetecía estar triste. Y que viniera su madre a intentar alegrarle no hacía más que empeorar las cosas.

-Muy bien. Volveré en un rato. Quédate con papá, está en el despacho. Puedes hacer un puzzle mientras él trabaja con el ordenador. -concluyó Verónica con tono alegre pero decidido, mientras abría la puerta principal de la casa-

-Espera… ¿qué vas a hacer? -preguntó la niña, curiosa-

-Si no me acompañas, nunca lo sabrás. -contestó Verónica, juguetona-

-Ummm… bueno, vale.

Cruzaron juntas la puerta y se quedaron bajo el tejadillo de la entrada. No había ni un alma. Se notaba la falta de vida en la calle. Y eso que, al ser un barrio residencial, no solía haber demasiada gente andando por allí. No se escuchaba ni un ruido. Sólo el repetitivo sonido del caer de las gotas.

Verónica ni se lo pensó. Comenzó a andar hacia delante. Sin rumbo fijo. Casi desapareciendo de la vista de Fiona a través de la cortina gris que la lluvia estaba dibujando.

Sonreía. Alzó los brazos y comenzó a emitir cortos gritos de alegría. Como los que se les escapan a los amantes de las montañas rusas cuando montan en una. Fiona seguía sin estar muy segura de todo aquello. No entendía el misterio de mojarse así, porque sí.

Su madre le tendió la mano. Cuatro o cinco pasos las separaban. Eso, y el terrible chaparrón. Fiona sacó la mano para sentir el frescor en su piel. No estaba tan mal después de todo. De repente, comenzó a tener más conciencia de su piel, de sus uñas y de la ropa que la cubría. Se acercó poco a poco hasta su madre, sintiendo cómo el pelo se le pegaba a la cara y no podía abrir los ojos por la fuerza con la que caía el agua. Por fin, entendió el motivo de que su madre gritara y, cogiéndole de la mano, compartieron la subida de adrenalina. Perdieron la noción del tiempo. Tampoco era lo importante.

Un rato después, volvieron a entrar en la casa para ducharse y secarse. En cuanto tuvo ocasión, el padre de Fiona, Ramón, se acercó a Verónica y le preguntó:

-¿Y ese show que habéis montado la niña y tú en el jardín de la entrada?

-Sólo le he demostrado que estar triste es una opción que ella misma elige. Al igual que estar alegre. Que no depende de las cosas que le sucedan, sino de cómo quiera tomárselas. La realidad varía mucho dependiendo de las gafas que nos pongamos para observarla. Tiene que comprender que ella sola es capaz de convertir cualquier día, por ordinario que parezca, en un día inolvidable. Sólo tiene que proponérselo.

Anuncios

Un comentario en “Moraleja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s