Recuerdos de un futuro mejor

La mira. Recuerda su juventud, sus ganas de vivir, sus ilusiones. Tiene su mismo pelo ondulado, sus mismos ojos infinitos, sus mismas ansias de aprender.

Sólo espera que ella sí pueda conseguir su sueño. No son iguales, pero sí muy parecidas. Ella la ha criado. La observa y la escucha, le motiva y protege. No se la ha jugado todo a una carta, como ella. Hay que ser muy valiente para luchar por ese sueño: trabajar toda su vida en lo que la hace vibrar.

Recuerda su último concierto, ella no era lo importante. No era lo que el público había pagado por ver. Ella sólo acompañaba. Pero sabía que era la última vez que se subiría a un escenario y la primera que se subiría con su futura hija, todavía en sus entrañas. No hubo ninguna diferencia a los demás ensayos. Todo perfecto. El ballet salió tres veces a saludar. El público había quedado satisfecho. En ese momento juró que su hija algún día volvería a subirse a un escenario. Pero esta vez, ella sería el objetivo del público que pagaba.

Una vocecilla la interrumpió:

-Mama, ¿Te ocurre algo? Estás muy callada…

Anuncios

Un comentario en “Recuerdos de un futuro mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s