Mi amapola afgana

Escucha, se lo he contado y me ha dicho que tenía que elegir entre las dos. Te he elegido a ti. Te elijo a ti. Ella nunca entendería lo que me haces sentir con sólo tocarme. Tu piel de amapola morena. Lo pegajosa que te pones cuando tengo que irme y dejarte sola. Y cómo consigues siempre que me quede. Que haga de ti mi vida, mi trabajo, mi vocación.

Nunca olvidaré nuestro primer encuentro. Tu beso viajó por todo mi cuerpo, regándolo por completo, para anidar en mi cerebro y hacerme sentir la persona más afortunada de la historia. Yo creía que sólo nos veríamos una vez. Un encuentro fortuito. Nos presentó un conocido. Nadie se tenía porqué enterar. Podíamos y queríamos pasarlo bien. Nunca creí que abandonaría todo lo que conocía por seguir viéndote una noche más.

Sabía que no podría teneros a las dos. Y por eso te he elegido a ti. A ti, mi amapola afgana. Sólo a ti, porque sé que no soportas compartirme con nadie. Cada vez que nos vemos eres la misma pero distinta. Tu esencia sigue ahí, pero lo que te rodea siempre cambia, como si intentaras interpretar identidades diferentes sólo para mantenerme enganchado. ¿Es que no te das cuenta de que ya sólo vivo para respirarte, para sentirte una vez más? Mis venas ya no portan sangre, sólo tu alma.

Te deseo y ya no concibo la vida sin ti. Me despierto soñándote y me duermo pensándote. No puedo borrar la huella que has dejado en mi piel. Y si los demás no lo entienden es porque no te tienen. Te desean pero te temen. Sólo yo me he atrevido a buscarte, a aprender dónde encontrarte, a mantenerte siempre conmigo. Hasta que la muerte nos separe.

Dejé de comer, dejé de dormir y siento un gran dolor en mi interior. Pero vale la pena amor mío, todo vale la pena por sentirte una vez más dentro de mí. Tu calor me inunda y sueño con volver a olerte. No, creo que aún no lo entiendes, robaría por ti, moriría por ti. Creo que ya lo hago poco a poco. A cambio de tu amor te doy pequeñas dosis de mi vida. Pero merece la pena, aunque nadie más lo entienda. Merece la pena. Todo sea por mi amapola, mi dama blanca, mi heroína.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s