Matrioska

*Ring, ring, ring*

No sabía ni por qué seguía programado el despertador. No tenía la obligación de despertarse a ninguna hora. No tenía nada que hacer ni nada por lo que salir de su habitación. Pero ya que estaba despierto, podría aprovechar para coger el portátil y mirar algo en internet mientras seguía tumbado en la cama. Las noticias, facebook, email, whatsapp, el Marca… Ya lo había ojeado todo y no quedaba nada más por hacer. Aún eran las 12:47.

Decidió echar una partida. Luego otra. Y, una más. Vale, ya son las 15:42. Buena hora para comer algo…

*Se despierta sobresaltado*

-El sol comienza a salir. La tienda de campaña huele más húmeda de lo normal. Hoy habrá que andar rápido. No queremos que la lluvia convierta en barro las cuestas de tierra antes de que las hayamos cruzado.

-Uyyy… pero qué despierto te veo para ser las cinco de la mañana… -contestó ella frotándose los ojos.-

-He tenido una pesadilla con mi antiguo estilo de vida.

Salió de la tienda y respiró el fresco aroma de la naturaleza salvaje. Panamá era tan bello como peligroso. Allí no podía desperdiciar ni uno de los segundos que tan lentos transcurrían para él en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s