Golpes de velocidad

shutterstock_98638544

Me gustaría aprovechar esta entrada para hacer una especie de homenaje a una de las personas que más han potenciado mi creatividad a lo largo de toda mi vida. Para ello, voy a plasmar aquí un pequeño texto que me regaló hace ya algún tiempo con todo su amor. Espero que no le moleste. Baaah, él nunca se molestaría conmigo, me quiere demasiado:

El placer de la bicicleta

La tarde no tenía nada de especial, sólo era una cansina tarde de verano. Pero la magia estaba a punto de ocurrir sin yo saberlo. Monté sobre la bicicleta y comecé a pedalear. Automáticamente la brisa en la cara me refrescó y sin esfuerzo continué acelerando. El paisaje corrió a mi lado en dirección contraria. Las personas estaban en otra dimensión en la que no podían interferir. En ese momento en que el contacto con el suelo sólo se producía en un punto, en las ruedas, la sensación que percibía mi cuerpo era lo más parecido a volar. Y así lo interpretó mi cerebro, que hizo que soltara un grito de satisfacción y libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s