Golpes de lirismo

Hoy te he vuelto a escuchar.

Justo antes de entrar a urgencias.

Una niña pálida comienza a llorar.

Yo siento un gran pinchazo en la barriga.

Mi madre está a mi lado.

Pero como si no lo estuviera.

Hace tiempo que mi mente se fue lejos, muy lejos de aquí.

Para vivir otras enfermedades, para ser algo más.

Entro en la consulta del médico.

Un hombre fornido y estirado.

De esos que no saben apreciar las dulces pintadas que me dedicas.

De esos que nunca sufrirán “este cansancio de fresas”.

Le resumo mis dolencias.

Un repetitivo rintintín en el oído.

Un neurasténico detaché en el estómago.

Necesito algo, doctor, que termine con este dolor.

Algo de tiempo para cubrir todos mis sueños.

Componer esquizofrénicas melodías.

Escribir granizadas poesías.

Tocar a la depresión hecha nieve.

Cantar, levitando entre los puentes.

Soñar, vendiendo ilusiones.

Y para eso, sólo para eso,

Necesito tiempo, buen doctor.

No lo pido por mi bien,

Lo suplico por la imaginación.

Porque sé que hay mucho más de lo que vemos.

Sólo necesitamos más tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s